Al museo con los niños

¿Estáis planeando unas vacaciones en familia en alguna gran ciudad, y no queréis perderos la visita a sus museos? Cuando se eligen metas como RomaLondres París, o sin irnos tan lejos Madrid, es casi imposible terminar las vacaciones sin haber ido a alguno de los grandes e importantísimos museos que albergan, ¡sería una verdadera pena!

Pero si viajamos con niños, sobre todo si son pequeños, una visita que debería ser un momento inolvidable puede transformarse en una pesadilla, ¡por no haber tenido en cuenta las necesidades de los peques! Por eso hoy os damos algunos consejos para que la experiencia de ir al museo con los niños sea un buen recuerdo y un momento para disfrutar y divertirse para toda la familia. ¿Los vemos?

Vacaciones en familia, al museo con los niños

Madrid con niños
Imagen: Adam Jones, [CC-BY-SA-3.0], via Wikimedia Commons

1- Elegid días y horarios

Si elegís museos famosos, que son visitados cada día por miles de personas, corréis el riesgo de pasaros todo el rato preocupados por saber dónde están los niños, porque no cuesta nada perderlos de vista. Os aseguro que hay días y horarios en que caminar por los Museo Vaticanos es más o menos como estar en San Fermín. Si podéis, informaros sobre los horarios y los días en que hay menos público, para poder disfrutar del museo más tranquilos.

2- Planear la visita y saber elegir

Esta es la regla número 1 para que la visita al museo con los niños en vuestras vacaciones en familia sea un éxito. Los grandes museos como el Prado, el Louvre, los Museos Vaticanos, el British Museum, etc. ¡son enormes! Tratar de recorrerlos todos o gran parte en una sola visita es una tarea imposible también para los adultos, ¡imaginaos para los peques! En un museo o una exposición hay que caminar, estar de pie, no tocar,¡ y no hacer mucho lío! Por eso os aconsejamos planificar vuestra visita de antemano, teniendo en cuenta la edad de vuestros peques, y el tiempo que sabéis que ellos podrán disfrutar de la visita sin cansarse o aburrirse. Si iréis a un museo grande, cuya visita lleve más de 1 hora y media, es mejor concentrarse en las salas o sectores que más os interesen y visitarlos con tranquilidad, que pretender ver mucho corriendo de aquí para allá y arrastrando a los niños con vosotros. ¡La próxima vez podréis ver otras cosas diferentes!

3- Dejar que los niños sean curiosos

Si los peques se sienten atraídos por una sala o una pieza que no estaba en vuestros planes, ¡seguidlos! Dejad que la curiosidad infantil siga su curso, ¡se entusiasmarán y prestarán más antención en el resto del museo! Responded a sus preguntas, ayudadlos a descubrir detalles que se les han escapado… ¡estimulad su capacidad de observación y su curiosidad! Un niño que de pequeño vive la experiencia de ir al museo de manera positiva, será un adulto curioso y con sed de cultura.

4- Aprender jugando

Hoy en día muchos museos se han preparado para las visitas con niños, y cuentan con audioguías, cuadernos y visitas guiadas especiales para los peques. Si el museo que visitaréis no cuenta con este tipo de recursos, ningún problema, ¡podéis ser vosotros los «guías» de vuestros peques! Para que la visita sea más amena e interesante para los niños, la estrategia mejor es recorrer el museo… jugando. Podéis hacer jueguitos improvisados, como por ejemplo el ‟Veo Veo”: los peques tendrán que descubrir entre los cuadros o las piezas expuestas ‟la cosita que empieza con la…” También se puede jugar a imitar las poses de los personajes de los cuadros, o adivinar donde viven los animales que verán en el Museo de Ciencias Naturales…

5- Repasar la lección

Una vez que las vacaciones en familia han terminado, ¡no os olvidéis de todo lo aprendido en el museo! Buscad en la memoria las cosas que más han impresionado a los peques, y ‟repasad la lección” en casa, viendo documentales, buscando libros en la biblioteca, o haciendo una búsqueda en internet, para saber más sobre el argumento. ¿Habéis ido a un museo de arte? Los peques se pueden divertir haciendo sus propias versiones de las obras que más les han gustado, o pintando ‟a la manera de” ¿os acordáis como era un cuadro cubista? ¿o impresionista?

¿Qué os parecen estos consejos para ir al museo con los niños en vuestras próximas vacaciones en familia?

Imagen principal:  Museu Nacional d’Art de Catalunya

Deja un comentario