Río de Janeiro con niños

¿Ya habéis visto las pelis de Río con los niños? ¿No os han entrado ganas de viajar? Río de Janeiro es uno de los destinos preferidos del turismo internacional, gracias a su clima privilegiado, sus increíbles playas y sus paisajes únicos. Si os toca cogeros vacaciones en invierno, ¡nada mejor que cruzar el océano en busca del calor del verano brasileño! Para las próximas vacaciones en familia, descubre Río de Janeiro con niños, un paraíso donde la naturaleza y la cultura se funden en una oferta única.

Hemos preparado esta mini guía para disfrutar Río de Janeiro en familia: espacios verdes, juegos, playas y por supuesto la visita a dos lugares emblemáticos de la ciudad, el Pan de Azúcar y el Cristo Redentor. ¿Nos acompañas?

Río de Janeiro con niños

Río de Janeiro es el segundo centro urbano de Brasil, y muchas postales de la ciudad son famosas en todo el mundo, inclusive para quien nunca ha pisado el territorio brasileño. El Cristo Redentor, las playas de Copacabana e Ipanema, el estadio Maracaná ¿Quién no ha oído hablar alguna vez de estos lugares? Y todo ello sin hablar del famosísimo Carnaval de Río. Ya, pero ¿es posible visitar Río de Janeiro con niños? La respuesta es ¡sí!. Río ofrece opciones apropiadas para los niños y al mismo tiempo interesantes para los adultos, algo que no siempre es sencillo de encontrar.

 Río de Janeiro con niños: el Cristo Redentor

El símbolo de Río por excelencia es el Cristo Redentor, esta imponente estatua que se encuentra en la cima del morro Corcovado. Para los niños es una excursión inolvidable, que comienza desde el ascenso, ya que se realiza en un trencito que atraviesa una de las mayores reservas naturales del mundo, el Parque Nacional de Tijuca. Una vez en la cima, la vista de la ciudad os dejará a todos, grandes y pequeños, sin aliento: desde los pies de la estatua, a más de 700 mtetros de altura, tendréis la oportunidad de ver Río de Janeiro en todo su esplendor, y al giraros os encontraréis con una perspectiva impresionante de la escultura, con sus 30 metros de alto.

Río de Janeiro con niños: Parque Nacional de Tijuca

Como os decíamos, esta reserva natural en el corazón de Río es de por sí una excursión imperdible para realizar con los niños; la naturaleza exhuberante os sorprenderá. Imperdible el Jardín Botánico, que cuenta con más de 8.000 especies vegetales y un área de juegos infantiles.

Río de Janeiro con niños: Parque Lege

A pasos del Parque de Tijuca se encuentra un área ideal para hacer un descanso, tal vez un picnic, sumergidos en el parque de un palacio de estilo romano que pertenecía a un antiguo ingenio azucarero, que cuenta inclusive con una laguna con islas artificiales. Además los niños quedarán fascinados con la cueva artificial que alberga un acuario con peceras incustradas en las paredes de roca.

Río de Janeiro con niños: Laguna Rodrigo de Freitas

Río de Janeiro con niños
imagen: Rodrigo Soldon

Siempre en la zona, no os podéis perder la Laguna Rodrigo de Freitas, una grande área verde de Rio. Cuenta con una gran pista de patinaje donde los niños se la pasarán genial patinando y riéndose de los papás ¡que caerán a cada paso! También hay juegos infantiles, se alquilan bicis, cuatriciclos, botes a pedal para pasear por la laguna, y por supuesto encontraréis puestos de comida.

Río de Janeiro con niños: Jardín Zoológico

el Zoológico de Río cuenta con unas 2.000 especial de animales, muchos pertenecientes a la región Amazonas, que seguro sorprenderán a los peques. Por supuesto no faltan los animales más ‟clásicos”, y elefantes, jirafas, hipopótamos y macacos también son de la partida.

Río de Janeiro con niños: Las playas

Rio de Janeiro con niños
Imagen: Tainá Del Negri

Por supuesto no podemos hablar de Río de Janeiro sin hablar de sus playas. Algunos balnearios, como por ejemplo la playa Leblon, en la parte sur de la ciudad, cuentan con un sector apartado con juegos para los más pequeños, llamado Baixo bebé (mientras los grandes disfrutamos una caipiriña). Si en cambio vuestros hijos son adolescentes o casi, tal vez prefieran Ipanema, con sus surfistas, o la exclusiva Barra de Tijuca, donde se practica kitesurf y windsurf. Luego de la playa, nada mejor que disfrutar del atardecer paseando por las ramblas de Copacabana o Leme

Río de Janeiro con niños: el Maracaná

Si en casa sois amantes del fútbol, no podéis iros de Río sin haber visitado uno de los templos del fútbol mundial, el famosísimo estadio Maracaná, sede de eventos que han quedado marcados en la historia de este deporte, ¡y sede de la final del último mundial!

Río de Janeiro con niños: el Pan de Azúcar

Para terminar, no podemos olvidar una de las postales más clásicas no solo de Río, sino de todo Brasil, el Pan de Azúcar. Este imponente morro puede visitarse de dos maneras: siempre a través del telesférico de Río, podéis llegar hasta el Morro de Urca, a 220 metros de altura, o continuar camino hasta el Pan de Azúcar propiamente dicho, a casi 400 metros sobre el nivel del mar. Una vista maravillosa y un cierre perfecto para estas vacaciones en familia en Río de Janeiro.

Si queréis saber más sobre Río de Janeiro y las opciones que ofrece, visitad la página oficial de turismo de la ciudad: www.rioguiaoficial.com.ar

¿Qué os parece esta propuesta? Dejaros sorprender por la calidez y la exhuberante naturaleza de Río, ¡buen viaje!

Imagen principal: Marina Burity

2 comentarios en «Río de Janeiro con niños»

  1. Hola soy de Uruguay y estoy planeando ir a Rìo con mi familia. Tengo una niña de 3 años y tengo un poco de miedo por la seguridad, qué me dicen?

    Montevideo es una ciudad pequeña por eso es un poco mi temor… s

    Responder

Deja un comentario