Castillo de Edimburgo: lo que tienes que saber antes de visitarlo

Edimburgo es una de esas ciudades donde miras al cielo esperando que de un momento a otro pase un dragón volando: y el Castillo de Edimburgo es sin lugar a dudas el emblema de esta atmósfera de leyenda medieval, donde los caballeros aventureros y las doncellas valientes realizan hazañas en nombre de reyes y reinas. Si a vosotros y a vuestros peques os gustan las historias a la Rey Arturo, o el género fantasy estilo Juego de Tronos (para los grandes) o Cómo entrenar a tu dragón (para los peques), en el Castillo de Edimburgo os sentiréis en el medio de la acción.

Os vamos a contar todo sobre el castillo: su historia, lo que se puede ver en la visita, cómo llegar, horarios, precios de las entradas, curiosidades y todo lo que tenéis que saber antes de visitarlo.

La historia del Castillo de Edimburgo


El más antiguo de los castillos de Escocia, que es también su atracción de pago más visitada, fue construido a partir del siglo XII. A lo largo de los años ha sido ampliado y modificado, hasta llegar al aspecto que podemos apreciar hoy en día.

La fortaleza se erige en la cima de una roca volcánica en el centro de Edimburgo. Tres de sus lados están protegidos por acantilados, por lo que el acceso se da por uno solo de los lados, a través de una rampa con una pronunciada pendiente. El castillo, al igual que toda la zona llamada «Ciudad Vieja», ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995.

Curiosidades sobre el Castillo de Edimburgo

Castillo de Edimburgo qué ver
Imagen

La historia centenaria del castillo alberga muchas curiosidades que es interesante conocer antes de visitarlo, porque disfrutaréis mucho más la visita. Como la historia de las «Laird’s Lugs» (Lord’s ears, es decir, «las orejas del rey»), una pequeña abertura en una de las paredes del Gran Salón que el rey Jacobo IV usaba para escuchar sin ser visto las conversaciones que allí se tenían en reuniones importantes. O el curioso Cementerio de las mascotas, que fue construido en 1840 para que los soldados pudieran enterrar a sus mascotas, ya que el castillo estaba aislado del exterior.

A los niños les sorprenderá saber que entre los habitantes del Castillo hubo un elefante. Y es que cuando un regimiento de soldados escoceses regresó de Sri Lanka en 1838, se trajeron de allí un elefante. El animal vivió en el Castillo como mascota, y se cuentan historias de que junto con su cuidador bebía litros de cerveza y dormían la siesta en los establos. El Castillo ha sido también protagonista de hechos históricos estremecedores: desde mediados del siglo XVI a inicios del siglo XVIII se estima que en la explanada del Castillo fueron quemadas en la hoguera más de 200 personas por brujería.

El Castillo de Edimburgo ha sido un protagonista importante de la historia de Escocia: solo por poner un ejemplo, aquí nació el primer Rey de Escocia, Inglaterra e Irlanda. La famosa reina de Escocia María Estuardo dio a luz a su único hijo, Jacobo IV, en una de las habitaciones del Castillo. Cuando el pequeño cumplió 1 año, su madre fue obligada a abdicar en su favor, con lo que se convirtió en Rey de Escocia. Años más tarde la reina de Inglaterra Isabel I murió sin descendencia, y como Jacobo descendía de la misma familia (los Tudor), se lo proclamó rey de Inglaterra e Irlanda. Desde entonces los monarcas comenzaron a reinar sobre todos los territorios de manera conjunta.

Qué ver en el Castillo


Hacen falta varias horas para visitar todo el recinto del Castillo. A continuación os proponemos una lista de las cosas que no podéis dejar de ver.

One o’clock Gun

Todos los días (excepto los domingos), a la 1 en punto, desde el Castillo se dispara un golpe de cañón que puede oírse desde buena parte del centro de Edimburgo. Esta tradición se lleva a cabo desde 1961: en sus orígenes este disparo de cañón servía para indicar la hora a los marineros y la gente del pueblo. Con el tiempo se convirtió sobre todo en una atracción turísticas, y los visitantes se reúnen para ver la pequeña ceremonia en la que el General de Artillería acude a disparar el cañón, con británica puntualidad.

Capilla de St Margaret

Esta capilla fue construida alrededor del 1130, es la parte más antigua del Castillo, y una de las construcciones más antiguas de la ciudad. Fue mandada a construir por el rey David I, en honor de su madre, la reina Margarita, que era una mujer muy devota.

Los Honores de Escocia y la Piedra del Destino

Los Honores de Escocia son las Joyas de la Corona, que están compuestas por la Corona, la Espada del Estado y el Cetro, que se conservan en perfecto estado como uno de los conjuntos de atributos reales más antiguos de la cristiandad.

En la misma exposición también se puede observar la Piedra de Scone o Piedra del Destino, sobre la que se coronaba a los reyes escoceses. La piedra tiene una historia muy particular: fue robada en 1296 por el rey Eduardo I de Inglaterra y allí permaneció hasta 1996, cuando regresó a Escocia.

Mons Meg

Es un gran cañón del siglo XV, considerado uno de los más grandes del mundo.

Pero estas no son las únicas cosas para ver en el Castillo: las prisiones de guerra, el Museo Nacional de Guerra que tiene sede en el castillo y las habitaciones del Palacio Real también merecen una visita.

Recorrer el Castillo sin conocer la historia de lo que estamos viendo es una verdadera pena, porque nos perderíamos muchísimo. Por eso os aconsejamos o bien las audioguías que se alquilan en las taquillas del castillo, disponibles también en castellano, o mejor aún contratar una visita guiada en español que incluye la entrada al Castillo, un modo cómodo y práctico de no perderse nada y evitar colas.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA VISITA GUIADA AL CASTILLO

Cómo llegar al Castillo de Edimburgo

El Castillo se encuentra en el centro de la ciudad, por lo que lo más conveniente es llegar a pie desde High Street. No cuenta con aparcamientos públicos en las cercanías, hay aparcamiento privado (10£ por 5 horas).

Horarios  y entradas

Horarios Castillo

  • Verano (1 Apr – 30 Sep) 9.30h a  18.00h (última entrada a las 17.00h)
  • Invierno (1 Oct – 31 Mar) 9.30h a 17.00h (última entrada a las 16.00h)

Para la visita hacen falta 2 o 3 horas. El Castillo está cerrado el 25 y 26 de diciembre, y el 1 de enero abre a las 11:00h.

Entradas Castillo de Edimburgo*

La entrada al Castillo tiene una hora específica de entrada: hay que llegar en ese horario, pero luego se puede permanecer en el Castillo todo el tiempo que se quiera. Las entradas se pueden comprar online o en taquilla, pero online son más económicas.

  • Adultos (de 16 a 59 años): 17.50£ online, 19.50£ en taquilla
  • Más de 60 años: 14.00£ online, 16.00£ en taquilla
  • Niños (de 5 a 515años): 10.50£ online, 11.50£ en taquilla
  • Menores de 5 años gratis

Las entradas se compran aquí

*Los precios pueden variar de una temporada a otra, consultar.

¿Te ha gustado lo que te contamos sobre el Edinburgh Castle? Si te gustan los castillos, no te pierdas esto:

Imagen principal Gary Campbell-Hall

1 comentario en «Castillo de Edimburgo: lo que tienes que saber antes de visitarlo»

Deja un comentario